Propuestas pensiones Amplitud

23 abril, 2017 Actividades

a_uno_524717_60dbd

Propuestas concretas elaboradas por Amplitud y propuestas ya existentes a las que adhiere Amplitud

Las primeras tres propuestas que se abordarán, han sido elaboradas por Amplitud para mejorar el sistema previsional chileno, luego las siguientes cuatro propuestas han sido tomadas del Libro Blanco y de la Comisión Bravo, a las que adhiere Amplitud unánimemente, salvo en aquella de subir la edad de jubilación donde hay opiniones encontradas y no se ha llegado a un consenso, pero hemos creído oportuno incorporarla para que sea debatida por la opinión pública.

Sin duda, tal como lo veremos más adelante, que la propuesta de mayor envergadura es la primera de las propuestas elaborada por Amplitud, ya que con dicha propuesta haremos del sistema previsional chileno un sistema más solidario, donde a favor de los pensionados de más bajos recursos que hoy reciben pensiones y también respecto de los que en el futuro jubilarán, el Estado y los empleadores, de manera conjunta cooperarán para mejorar sus pensiones.

Paralelamente reforzamos en un esfuerzo conjunto del Empleador en mayor porcentaje (2%) y del trabajador en uno menor (1%), los ahorros en las cuentas de capitalización individual, para garantizar mayor nivel de ahorro y en consecuencia mejores pensiones al momento de jubilar de los trabajadores, premiando de esta manera el esfuerzo individual.

Es importante hacer presente, que de conformidad a la propuesta anterior, se iguala a lo propuesto por la mayoría de Comisión Bravo en el sentido de los fondos que irán a la cuenta de capitalización individual equivalen al 3% de la remuneración, pero nuestra propuesta es más generosa con el sistema de solidaridad, en el sentido que la propuesta de la Comisión Bravo destina el 1% de la remuneración de los trabajadores de cargo del empleador a fortalecer el pilar solidario, en nuestra propuesta el 2% de la remuneración con cargo al empleador va al nuevo Pilar de ahorro colectivo propuesto por la Presidenta.

1.- En Amplitud estamos de acuerdo con fijar un aumento en las cotizaciones previsionales de los trabajadores con cargo al empleador, pero tal como lo veremos más adelante en nuestra propuesta, creemos que el destino de estas cotizaciones con un aumento del 5% en el plazo de 10 años como lo propone en gobierno debe ser hecho con la siguiente fórmula:

Del aumento del 5% que propone el gobierno en las cotizaciones por parte del empleador, proponemos que este aumento sea de un 4% pero en 8 años, esto de acuerdo a las cifras señaladas anteriormente, equivaldría a USD 2.400 millones de dólares anuales en ingresos extras al sistema.

De esta manera acortamos el plazo excesivo de 10 años y también evitamos el fuerte impacto en el mercado laboral que significaría hacerlo en un plazo más corto.

De este 4 %, proponemos que un 2% debe ir destinado a las cuentas de capitalización individual de los trabajadores (USD 1.200 millones de dólares anuales) y un 2% al pilar de ahorro colectivo solidario ( USD 1.200 millones de dólares anuales) que se propone crear, complementando los ingresos a ese Pilar por parte del Estado para llegar al 5% (USD 1.800 millones de dólares anuales), ya que como veremos más adelante el aporte estatal equivalente al 0.7 del PIB al actual PILAR Solidario es exiguo en comparación con lo que aporta el Estado en otros países, en especial si lo comparamos con países de la OCDE.

Este aporte del Estado se deberá hacer reordenando las prioridades del gasto público, fijándose como meta el plazo de 6 años para llegar a este 3% que aportarán al Pilar Solidario, esto significa un aporte de 300 millones de dólares por año, para llegar a los 1.800 millones de dólares en los 6 años.

Tal como se ha señalado, para lograr el complemento estatal será necesario redefinir las prioridades del gasto público, de lo contrario en razón del bajo nivel de crecimiento económico y en menor medida a los menores ingresos fiscales por concepto del precio del Cobre no existirán los recursos por parte del Estado para este nuevo Pilar.

De esta manera, creemos que se corrige esta medida en el sentido que la mitad de parte del aumento de las cotizaciones que son de cargo del empleador irá en directo beneficio de sus trabajadores a las cuentas de capitalización individual de los trabajadores de la empresa y la otra mitad al nuevo Pilar de ahorro colectivo solidario, incorporándole de esta manera un compromiso de solidaridad a los empleadores con la sociedad y reforzando el vínculo de la relación laboral entre el empleador y el trabajador.

Por último y para llegar a un aumento en las cuentas de capitalización individual de los trabajadores de un 3% de aumento en las cotizaciones, Amplitud propone aumentar en un 1% la cotización por parte de los trabajadores en el plazo de 4 años, con el objeto de destinarlas a sus cuentas de capitalización individual. ( USD 600 millones de dólares), fijando este aumento en las cotizaciones en un 0.25% anual.

Recordemos que en el actual sistema de capitalización individual el costo de cotizaciones de  los trabajadores promedia el 11.25% de su remuneración imponible, que se desglosa en un 10% que va directamente a su cuenta y 1.25% que es el promedio de las Comisiones que cobran las AFP.

Consideramos que subir un punto el porcentaje de la cotización de los trabajadores no es un aumento tan sustancial, considerando que en el antiguo sistema de reparto existente en Chile hasta el año 1980, el costo de la cotización promediaba el 19.7% de las remuneraciones.

De esta manera creemos que realmente se lográ lo señalado por la Presidenta en el sentido de un sistema previsional tripartito, donde el Estado, los Empleadores y los trabajadores hacen un esfuerzo por mejorar el sistema previsional, aumentando las imposiciones en las cuentas de capitalización individual de los trabajadores y creando este pilar de ahorro colectivo con el aporte del Estado y los empleadores, para favorecer intergeneracionalmente e intrageneracionalmente a los más vulnerables en materia de pensiones.

2.- Todas las inversiones que realice de parte del sistema de AFPs deben basarse en los 6 principios de inversión responsables (PRI) que plantea la ONU a través de su programa “UNEP Finance Iniaciative” y “Global Compact” los cuales son:

1) Incorporación las cuestiones ESG (Ambientales, Sociales y Gobernanza Corporativa) a nuestros procesos de análisis y de toma de decisión a lo que se refiere a inversiones.

2) Ser pioneros en incorporar las cuestiones ESG a nuestras prácticas y políticas de propiedad.

3) Buscar una divulgación transparente de las cuestiones ESG por parte de las entidades en las que invirtamos.

4) Promover la aceptación y aplicación de los Principios en el sector de inversiones.

5) Trabajar en conjunto para mejorar nuestra eficiencia en la aplicación de los Principios.

6) Reportar nuestra actividad y progreso en la aplicación de los Principios.

3.-  Bono de 40 Unidades de Fomento por hijo nacido vivo.

Nuestras propuestas ya expuestas tienen efecto a mediano plazo, pero es importante establecer algunas medidas de Estado que a largo plazo solucionen de manera permanente el acceso a una pensión básica y digna. Y a su vez refuerce e innove el pilar solidario en nuestro sistema de pensiones. En tal sentido nos parece una política publica acertada el deposito de 40 Unidades de Fomento en una cuenta de capitalización individual de cada niño nacido vivo. Esta iniciativa traería como consecuencia, el aseguramiento de una pensión mínima a todo evento al momento de jubilar sustancialmente mayor si no existiera esta política publica.

Las propuestas señaladas anteriormente han sido elaboradas por Amplitud, las que  enseguida se describen son aquellas propuestas elaboradas por la Comisión Bravo y otras recogidas del Libro Blanco a las que adhiere Amplitud, salvo la última propuesta, asignada con el número 7), relativa al aumento en la edad de jubilación, donde hay no se ha llegado a un consenso, existiendo dirigentes que están a favor y otros en contra de adoptar tal medida.

4.- Aumentar el actual límite o tope imponible de 73,2 Unidades de Fomento a 109,8 Unidades de Fomento.

Esta propuesta la formuló la Comisión Bravo

Esta propuesta apuntaría a elevar la cotización obligatoria de quienes tienen mejores ingresos y que no participan del ahorro previsional voluntario.

5.- Cotizar por el total de la remuneración.

Propuesta del Libro Blanco

Se propone hacer imponibles las asignaciones que reciben los trabajadores (en los sectores público y privado) y que hoy no tienen ese carácter.

De conformidad a esta propuesta, las asignaciones no imponibles que están establecidas en el inciso segundo del artículo 41 del Código del Trabajo, pasarían a ser imponibles, entre las que se encuentran las asignaciones de movilización, de pérdida de caja, de desgaste de herramientas y de colación, los viáticos, las prestaciones familiares otorgadas en conformidad a la ley, la indemnización por años de servicios establecida en el artículo 163 y las demás que proceda pagar al extinguirse la relación contractual y, en general, las devoluciones de gastos en que se incurra por causa del trabajo.

6.- Masificar el Ahorro Previsional Voluntario Colectivo.

Esta propuesta es del libro Blanco

Para masificar esta modalidad existente desde el año 2008, pero que a la fecha ha sido prácticamente nula su utilización por el carácter de voluntario que tiene para el empleador ofrecer a los trabajadores esta modalidad de ahorro previsional voluntario, se propone establecer la obligación de los empleadores de ofrecer un plan básico de Ahorro Previsional Voluntario Colectivo a sus trabajadores.

Con todo, la medida conservaría su carácter “voluntario”, pues el trabajador podría optar por aceptarlo o retirarse del mismo. En este último caso el empleador quedaría exento de la obligación de cotizar.

Trabajador y empleador cotizarían, cada uno, el 1% de la remuneración imponible a este “plan básico”. Durante cada relación laboral los trabajadores podrían retirar, por una sola vez, el 25% del saldo que se haya constituido por las cotizaciones enteradas por eltrabajador y empleador durante el período respectivo.

Los aportes del trabajador se regirían por la norma actual del APV, rebajándose de la renta afecta a impuestos, o bien quedando afectas a la bonificación estatal del 15%, según elija el trabajador.

Los aportes del empleador pasarían a ser propiedad del trabajador desde la fecha en que se enteren, cualquiera sea la permanencia del trabajador en la empresa.

7.- Aumentar gradualmente la edad legal de pensión de las mujeres (Esta propuesta no hay consenso en Amplitud):

Esta propuesta es del libro blanco y se corresponde con la propuesta de Red Liberal

El aumento en las expectativas de vida de los pensionados en el país ha impactado en una caída en la relación entre años de cotización y años de pensión.

En el caso de los hombres, entre los años 1981 y 2013 esta proporción ha pasado desde 1,85 a 1,27. En el caso de las mujeres, desde 0,68 a 0,51.

La primera medida de esta propuesta, consiste en aumentar la edad legal de pensión de las mujeres hasta los 65 años de edad.

Se propone establecer en 65 años la edad legal de pensión para las mujeres que tengan menos de 43 años a la fecha de aprobación de la ley que sanciona esta modificación.

Para las mujeres que tengan entre 42 y 49 años, la edad legal de pensión se fijaría desde los 61 hasta 64 años, así las mujeres de 48 y 49 años de edad se podrían pensionar a los 61 años,  entre los 46 y 47 años de edad a los 62 años, entre los 44 y 45 años de edad a los 63 y entre los 42 y 43 años de edad a los 64 años.

Para las que tengan 50 años o más, la edad legal de pensión se mantendría a los 60 años de edad.

La segunda medida de esta propuesta, se refiere a indexar la edad legal de pensión (hombres y mujeres) a las expectativas de vida.

Esto significa que una vez igualada la edad legal de pensión entre hombres y mujeres, en 65 años de edad, ésta se aumentaría gradualmente según aumenten las expectativas de vida a los 65 años de edad de conformidad a las tablas oficiales de expectativas de vida, manteniendo constante el número de años durante los cuales se debe financiar la pensión.